Tag Archives: Riesgo

23Oct/14

Gestión activa y eficaz de impagados.

recuperacion-economica

En un entorno de incertidumbre económica y financiera como el que nos acompaña hoy en día, la prevención de la morosidad en nuestra empresa se antoja, por desgracia, como un punto esencial en la relación diaria con nuestros clientes.
Si bien es cierto que existe un cierto miedo a la hora de vender a crédito, ya que realmente no tenemos garantía de que vayamos a cobrar. Pero claro está que, “tal y como está el patio” tampoco podemos ir rechazando posibles ventas por miedo a impagos.
Un reciente estudio (*) sobre el fondo de la cuestión, llegó a la conclusión de que el 62% de las empresas españolas demoran intencionalmente los pagos. Seguramente, el director Financiero “de turno” se escude en las bondades para la tesorería de su empresa (que le paga su sueldo) del retraso recurrente en el pago a sus proveedores. Pero en términos económicos se crea un perverso efecto dominó generalizado que repercute negativamente en el entramado empresarial español.
No existe una fórmula mágica para suprimir la morosidad de una manera absoluta, pero si medidas y herramientas que pueden reducirla a su mínima expresión y garantizar la viabilidad de la vía judicial. A continuación les dejamos unos consejos para mejorar sus ratios de impagos y facilitar su recobro.

• Optimice su organización: Probablemente la razón más común de que los cobros no se produzcan de forma adecuada es una organización deficiente. Revise sus procesos comerciales, una solución ERP software de gestión integral puede ayudarle a mantener un control sobre cobros y pagos aplazados con diferentes condiciones.

• Conoce con quién trabajas: El 33% de las empresas españolas no utilizan criterios de solvencia empresarial para decidir quién y cuanto vender. En España existen varias empresas de informes comerciales que pueden suministrar información útil sobre la solvencia y situación patrimonial de una empresa.

• Implanta políticas internas de crédito: Protocoliza el circuito de ventas desde la admisión de pedidos hasta el cobro de la factura expedida. Llevar seguimiento del servicio (cumplimiento de plazos de entrega, calidad, cantidad, plazo de cobro…). Tres documentos son básicos para acreditar la existencia de una deuda: Pedido o contrato firmado (indicando fecha prevista de entrega), Albarán y Factura (Incluir la fecha vencimiento y forma de pago).

Para finalizar, es importante tener en consideración una interesante medida con la que cuentan los empresarios, y que permite, en cierta medida contrarrestar los efectos negativos generados por los impagos. Se trata de recuperar el IVA ingresado por adelantado por el acreedor a favor de la Hacienda Pública.
La solución pasa por compensar el IVA ingresado y no recibido por impago de la factura siempre y cuando se cumplan con los requisitos previos estipulados por Hacienda.

*Fuente:Informe sobre la morosidad en las operaciones comerciales, Observatorio PYME